Foto: Ayuntamiento de Alicante

Son muchos los motivos que nos pueden llevar a visitar la Isla de Tabarca, y en pleno verano, es casi una cita obligada.

Oficialmente, la isla se denomina Isla Plana o Nueva Tabarca, se encuentra ubicada en pleno mar Mediterráneo, a 22 kilómetros aproximadamente de la capital de la Costa Blanca, Alicante, y a unos 8 kilómetros del puerto de Santa Pola.

Es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana, y como hemos apuntado se encuentra frente a la ciudad de Alicante y a tan sólo tres millas del Cabo de Santa Pola. ¿ Y por qué debería ser cita obligada en verano ?, como dije, por diversos motivos, uno, podría ser por su diversidad de su flora y fauna, también porque sus aguas son Reserva Marina del Mediterráneo por la excelente calidad. Además, aunque la extensión de la isla es pequeña, no hay lugar para el aburrimiento, si a uno le gusta el buceo, es un lugar ideal, o la práctica de deportes como la vela, el windsurf, pasear en barca y ver los islotes que la rodean. Pero por lo que más llama la atención del visitante, es por su monumentalidad: es la Iglesia de estilo barroco, que resalta sobre el perfil de la isla. Otro edificio histórico que debe ser visitado es la antigua casa del gobernador, completamente restaurada en la actualidad como hotel. Una construcción en la que resaltan los detalles de la vivienda original, conservando arcos y muros que parecen hechizar a quienes deciden hacer noche. Si el paseo se hace en barca, aparecen los islotes que la rodean, como La Cantera, La Galera o La Nao. Y si el recorrido sigue siendo a pie, no hay que obviar y contemplar el Torreón de San José y el antiguo faro, también restaurado y que sirve para albergar un interesante laboratorio biológico que sirve de base a la Reserva Marina. No paramos, seguimos paseando y nos encontramos con el pequeño cementerio, concurrido refugio de la notoria comunidad de gaviotas que habita en Tabarca.

La isla fue históricamente lugar estratégico muy codiciado, ya que podía ser utilizado como avanzadilla para vigilancia de las costas circundantes, de la misma forma que servir como base para un ataque a tierra. A través de las referencias históricas recogidas por diversos autores, así como la investigación arqueológica que lleva a cabo en los últimos años la Unidad de Conservación del Patrimonio Histórico artístico del Ayuntamiento de Alicante, sabemos del establecimientos de población de una forma más o menos temporal en la isla, desde como mínimo época tardorromana ( Siglo IV Después de Cristo ).

El conjunto natural de Tabarca, son sus aguas transparentes, sus fondos marinos y su abundante fauna y flora, fueron determinantes para declararlo Reserva Marina en el año 1986. El carácter subtropical de sus aguas invita constantemente al baño y ofrece al buceador un panorama extraordinario de abundantes bancos de peces, estrellas de mar y una gran diversidad de algas que forman una increíble gama de colores; por ello, si el calor aprieta, vale la pena bajar a tomar un baño a alguna de las distintas calas empedradas que forman la costa, ideales para disfrutar del aislamiento.

En definitiva, felices vacaciones, que ustedes lo pasen bien y disfruten de todo cuanto le ofrece la Isla de Tabarca.

 

RAFAEL RODRIGUEZ DE GEA