PACO SOLERLa AAPET, es una organización que, desde su fundación, ha estado presente en la coordinación de actuaciones y acuerdos de programas de estudio sobre el turismo, su desarrollo y repercusiones, colaborando con los poderes públicos y las organizaciones y empresas turísticas en el desarrollo de la actividad y en el análisis de los problemas que afectan al sector.  Desde su fundación, el 18 de diciembre de 1983 en Denia, la AAPET se volcó en la organización de congresos, seminarios, simposios, mesas redondas, cursos y actividades para mejorar la profesionalidad de sus asociados y la máxima difusión de la realidad turística de la provincia de Alicante. Han sido treinta y un años defendiendo los intereses turísticos de la provincia de Alicante, con mayor o menor acierto, pero con la clara voluntad de imprimir al turismo alicantino, de mano de las juntas que la han compuesto, un formato de modernización, ideas e ingenio que le permitieran evolucionar al ritmo de los cambiantes esquemas implantados por las exigencias de los mercados.

En esta nueva etapa, en la que predominan las nuevas tecnologías integradas en un sistema globalizado de gestión, se nos plantea un reto apasionante y, al mismo tiempo, complicado. El turismo ya no obedece a mecanismos predecibles, se ha convertido en una extensión del sistema financiero internacional al haberse transformado en un modelo económico muy apetecible para inversores y, como no podía ser de otra manera, también para especuladores. Por no hablar de las influencias gubernamentales con incidencia decisoria en las ventas y nacionalizaciones, además de la implantación de tasas desmesuradas en el mercado aeroportuario. Obviamente, los gobiernos, con su política hostil y depravada en la gestión del mercado laboral, contribuyen a generar clara desconfianza en los consumidores y son incapaces de crear un clima de vigor y esperanza.

La provincia de Alicante goza de una ubicación especial. En su contexto se puede apreciar una diversidad extraordinaria. Sin embargo, los políticos con responsabilidad en el sector son incapaces de sacarle partido a esta variedad de recursos. En mi opinión, uno de los principales culpables es el, hasta hace poco tiempo, Presidente del Patronato de Turismo y ahora Vicepresidente, Joaquín Albaladejo, también Diputado de Turismo. No entiendo que un señor con intereses profesionales en el sector inmobiliario represente al sector turístico en los mercados. Es como poner al lobo a cuidar las gallinas. Otro de los que, a mi parecer no ha cumplido las expectativas, lo cual me ha defraudado, ya que esperaba mucho más de él, es el Director General de Turismo, Sebastián Fernández, un hombre que conoce perfectamente las carencias del sector, sin embargo, su proyección en el cargo ha sido más bien discreta. Y claro, si los que tienen capacidad para cambiar las cosas se diluyen entre compromisos incumplidos, pues poca capacidad de maniobra podemos tener.

Después están los ayuntamientos, con sus alcaldes y equipos de gobierno, otro colectivo incapaz de establecer iniciativas que no estén subvencionadas por el Gobierno Autonómico o diputaciones. En un año en el que España, ha batido records de turismo, que ha sido el principal motor de la economía, que nos hemos consolidado como destino más demandado, la provincia de Alicante no ha estado a la altura. Sólo Benidorm, como siempre, ha hecho sus deberes. ¿A qué es debido esto? Mi teoría es simple y basada en el análisis. Existe una lucha de poderes entre administraciones locales que no hacen más que disgregar las oportunidades. Dentro de esa lucha existe otra entre la costa y el interior. Son un conjunto de incoherencias territoriales que provocan un quebranto en las posibilidades de ofrecer ofertas complementarias que, sin duda, añadirían atractivos singulares a las existentes.

Alicante, por su potencial, debe ser el origen de las propuestas. Su puerto, la cercanía con el aeropuerto y su red de carreteras en el contexto radial de comunicaciones, son la mejor opción para generar incitativas. Sin embargo, debe convertirse en el enlace principal con el resto de ciudades y nunca debe poner objeciones u obstáculos que generen conflictos entre municipios. Si Alicante es un potencial de oportunidades, otras ciudades de la costa norte y sur tienen sus ofertas, así como las ciudades y pueblos del interior ofrecen sus atractivos entre otras demandas complementarias. Sólo por el hecho de que Alicante sea la base de intercomunicaciones ya se va a beneficiar enormemente. No cabe entonces poner obstáculos a la existencia de transporte entre puntos de destino. Los cruceros son uno de los mejores embajadores que podemos tener. En la mayoría de puertos donde atracan ofrecen ofertas muy variadas de excursiones, pero deben atracar en puerto y estar todo el día. Las lanzaderas están bien para destinos como Mónaco o Venecia, pero nosotros tenemos un buen puerto.

Todo es susceptible de mejorar cuando existe voluntad de entendimiento. La provincia de Alicante no puede conocerse por tener sol y playa, eso se promociona solo. Nuestro patrimonio cultural, ecológico, gastronómico, enológico, paisajístico, etc., es un desconocido que suena en oídos interesados, pero no pasa de ser una nota en un concierto de recursos repletos de diversidad. Mientras no comprendamos esto, no nos ubicarán en el mapa como una tierra fecunda en oportunidades. No podemos seguir tolerando que no se tecnocraticen las instituciones, el turismo como lo que es, un motor de desarrollo con una gran capacidad para generar empleo directo e inducido. Es necesario profesionalizar el sector donde existan carencias, formando a empresarios y empleados. Si no nos apercibimos de que los cambios son más veloces que la respuesta, nunca estaremos a la altura.

Por todo ello, la AAPET, se pone a la disposición de instituciones, administraciones y profesionales del sector para contribuir, con la experiencia de sus asociados, a fortalecer la capacidad de impulsar ideas que generen oportunidades novedosas en el sector del turismo. Somos muchos los que queremos cambiar las cosas, a pesar de que vivimos un clima de hostilidades políticas y falta de compromisos, pero estaremos ahí, trabajando y defendiendo nuestra tierra. En esta nueva etapa en la que espero estar a la altura de mis predecesores en la presidencia, mi mayor deseo es aportar mis ideas, mi iniciativa y mi experiencia, para lograr que la provincia de Alicante, se convierta en un destino turístico de calidad, con ofertas originales y unida en un abanico de atractivos turísticos que dejen huella en aquellos que nos visiten. Lo tenemos todo, ¿por qué no darlo todo?

 

Francisco Soler

Presidente de AAPET.

 

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Contenido Protegido !