La gastronomía es uno de los recursos más perseguidos por los turistas. Degustar cualquier exquisitez que se cocina en cualquiera de las ciudades y pueblos de Alicante forma parte de las propuestas turísticas. Todo es excelente cuando la materia prima es la mejor. Nuestra variada cocina ofrece platos tan diversos como elaborados y el turista se siente cómplice al participar en este ritual pleno de exquisitos placeres. Hoy por hoy, con la intensidad de información que nos rodea, los turistas se han convertido en verdaderos expertos de la variada gastronomía y, muchos también, de la diversidad vinícola que riega nuestras mesas. Por ello, hemos de ser cuidadosos con lo que ofrecemos.

La provincia de Alicante es de las mejores de España en recursos pesqueros. Saborear un buen pescado o marisco sólo está al alcance de los que vivimos a la orilla del mar o los que nos visitan. Por tal motivo, debe existir una estructura comercial que garantice que los productos cumplen con los procesos de exigencia. A mi juicio, existe una consabida picaresca entre los que intervienen en los procesos de almacenamiento y venta de productos del mar. Especialmente desde que existen cámaras frigoríficas que mantienen el producto en altos niveles de frescura. Cuando los precios de los productos desvelan determinado estado del proceso, es decir, cuando un producto fresco tiene un precio más elevado que otro refrigerado, se está cumpliendo con la ética comercial; pero cuando un producto refrigerado muestra un precio como si fuera fresco, se está cometiendo un fraude. Y esto está sucediendo, porque son muchos los que denuncian este tipo de mala praxis; y se hace porque no existe un control de estos procesos a nivel sanitario.

Desde hace un tiempo, la mayor parte de las ciudades costeras con estructuras de venta de productos de mar, en colaboración ayuntamientos que estimulan estos proyectos, se han dedicado a fragmentar el producto del mar en elementos de propiedad de marca. No me explico por qué se tiene que llamar “Peix de Santa Pola” o de Denia, o de perico de los palotes, cuando en realidad el área de capturas está ubicada en caladeros de otros pueblos. Cada uno por su lado en la intensiva expropiación de una maraca que, en realidad, no pertenece a ninguno. La pescadilla que normalmente llega a Santa Pola se captura en lo que se llama “El Patíbulo”, frente a las costas de Altea y Denia, la gamba en trescientas brazas, a cuarenta millas en dirección sureste, o frente a las costas de Torrevieja, en fin, en lo que se puede llamar una gran bahía. ¿Puede alguien poner cercos al mar? Seamos serios, que la gente no es tonta.

Esa dispersión de esfuerzos, lejos de beneficiar, perjudica notablemente, además de que genera un gasto cuantioso en promoción y publicidad. Otra cosa es instaurar un sistema de procesos que garanticen la calidad del producto, controlándolo integralmente desde su captura hasta su venta y evitando la rufianería de los listos de turno. La cohesión de proyectos favorece una política de ventas coherente y los esfuerzos económicos deberían ir encaminados a propuestas destacadas que favorezcan la estabilidad del sector pesquero. Estar presente en todos los foros de debate nacionales e internacionales que reduzcan gastos de combustible y mejoren la capacidad profesional y la seguridad de los pescadores. Luchar, en definitiva, por nuestros recursos y por la dignidad profesional de los hombres de la mar.

El turismo depende mucho de las ofertas que se propongan. Y a día de hoy, el más tonto hace relojes. No subestimemos pues la inteligencia y capacidad gustativa de las personas intentando venderles gato por liebre. Eso es una práctica perversa que provoca que, a largo plazo, los establecimientos y pescaderías, que afortunadamente son una minoría, queden marcados con el sello del timo. El sello de calidad no lo confiere un emblema, se tiene que ganar a pulso con la aceptación de los clientes.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Contenido Protegido !