La verdad, es que al conocer la noticia uno se siente atraído por ella, y la verdad, es que no es para menos. La compañía de refrescos Coca Cola, colabora con un proyecto que busca “recargar” los acuíferos con agua reciclada para evitar que penetre la del mar. Durante este 2.014 que acaba, se habrán infiltrado 250.000.000 de litros.

Pacto-Con-El-Planeta-03-500x497Es sabido que el agua es un recurso muy valioso que escasea en muchas partes del mundo. Aparte de esencial para la vida de las personas, es muy utilizada en todas las industrias. Pues bien, Coca Cola también la emplea lógicamente y la obtiene a través del suministro municipal de la zona. Sólo algunas plantas la reciben de pozos. En todos los casos es tratada para garantizar la misma calidad y características físico-químicas antes de incorporarla al refresco.

Recordaremos que el 90% de una Coca Cola es agua, lo que la convierte en el ingrediente principal del refresco. Además de la que se mezcla con el jarabe para elaborarlo, el proceso de envasado y fabricación requiere 0,88 litros por cada litro de refresco que sale al mercado. Un ratio total de 1,88 litros por cada litro de producto, se emplea para lavar los envases, ya que las botellas de vidrio de los bares, cafeterías, hoteles, etc., son rellenables, por lo que hay que dejarlos completamente limpios. El proceso se realiza en grandes lavadoras, donde agua a alta temperatura y detergente las dejan aptas para ser rellenadas de nuevo. Eso sí, todas pasan un control inspección electrónica para asegurarse de que han quedado perfectamente higienizados. Los no rellenables también se lavan antes de llenarlas con producto. Las latas y las botellas de plástico se enjuagan, pero este proceso necesita mucha menos, e incluso, en algunas líneas se ha logrado reducir el consumo en un 100% al sustituirla por aire. También se utiliza para los procesos de pasteurizado que algunas bebidas como los zumos, aquarius, nestea, etc., exigen. Pero también se necesita para otras labores de higiene, como la limpieza de las líneas de envasado y las salas donde se producen los jarabes.

Esta multinacional, se ha propuesto devolver a la naturaleza toda esta agua consumida. La parte utilizada para higiene (los 0,88 litros por cada litro de refresco) se devuelve directamente después de depurarla. En algunos casos, se conduce a estaciones municipales donde se junta con el resto del agua consumida por la localidad y se limpia para devolverla a un río o al mar. En otros casos, se vierte directamente a un cauce natural. Entonces, además de depurarse, se trata para que pueda albergar vida acuática y sea totalmente seguro mezclarla con el resto del torrente. En este contexto, la empresa se ha propuesto ser más eficiente y reducir en un 22% la cantidad de agua consumida para estos fines.

Pero la cultura ecológica y la precaución de esta empresa por cuidar el medio son magnánimas. Por ello, no es de extrañar que ya esté desarrollando distintas actuaciones para devolver el agua que contienen las botellas. Sólo en 2013, aportó en España más de 1.200 millones de litros de agua a la naturaleza. Además, desarrolla con ONGs, universidades, institutos tecnológicos y otras entidades especializadas, proyectos activos en Castilla la Mancha, Andalucía, Extremadura, en nuestra Comunidad Valenciana y Cataluña; en la Cuenca del Guadiana, está trabajando para devolverle su gran valor ecológico. Entre 2008 y 2010 se intervino en la zona del bajo y medio Guadiana para reforestar cuatro ámbitos afectados por incendios. Entre 2011 y 2013, se han restaurado en el Alto Guadiana áreas altamente impactantes por la agricultura. Gracias a estas iniciativas se han recuperado 37 millones de litros de agua. En las Tablas de Daimiel, la sequía del humedal consecuencia de la falta de precipitaciones de finales de la década anterior, dañó severamente la vegetación nativa de los diferentes y valiosos sistemas que conviven. Coca Cola y WWF España, han reforestado 30 hectáreas de bosque, conservando las especies autóctonas de la zona. En 2011 se llevaron a cabo nuevos trabajos para mejorar la eficiencia en el uso del agua en la zona y la calidad del suelo. El proyecto permitió aumentar su calidad.

A orillas del Parque Natural de la Albufera, en Valencia, se encuentra el Tancat de la Pipa, el humedal artificial más grande la Península Ibérica. El desafío es que las aguas sean aptas para albergar vida. Asimismo, gracias al agua sobrante de la planta de Barcelona se ha regenerado el ecosistema de una laguna local. Finalmente, Coca Cola colabora con un proyecto que busca “recargar”, como hemos apuntado al principio, los acuíferos con agua reciclada para evitar que penetre la del mar, en un proyecto piloto de investigación que permite avanzar en este sector. Consta de tres fases, y se calcula que a lo largo de este año que acaba de 2014 se habrán infiltrado 250.000.000 litros de agua, devolviendo así la vida a estos acuíferos.

Reintegrar toda el agua que utiliza tanto en el envasado y la producción, es de aplaudir, ya que el agua es un bien preciado al que no todo el mundo tiene acceso. Sinceramente, creo que no cabe otra que dar la enhorabuena y felicitar a esta multinacional por la iniciativa.