El miércoles veintiséis de abril la AAPET ha estado en Novelda. En un press  trip organizado conjuntamente por la RVA – Ruta del Vino de Alicante- y el Ayuntamiento de Novelda, una representación de la Asociación Alicantina de Periodistas y Escritores de Turismo se ha desplazado a este municipio del Vinalopó Mitjà para conocer de primera mano los recursos que ofrece.

Estupendamente acogidos por  el Alcalde de la villa, Armando Esteve, el Concejal de Turismo, Francisco Sepulcre,  la Técnico de Turismo de Novelda, Begoña Mayor y  la gerente de la Ruta del Vino de Alicante, María José Jover, hemos comenzado el recorrido por el pueblo.

El Centro Cultural Gómez Tortosa, primer edificio modernista que hemos visitado y donde se ubica la Tourist Info nos obliga a tomar contacto con una persona que ha sido crucial para la historia de Novelda, y de la que ampliaremos nuestro conocimiento en la posterior visita a la Casa-Museo Modernista; esta persona es  Antonia Navarro, apodada “la Pichocha”, que fue también propietaria de la casa Gómez -Tortosa. Esta propiedad la legó a una de sus hijas, Carmen, que más tarde se casaría con el conde Antonio Gómez-Tortosa;  de ahí toma el nombre la casa, que acabaría adquiriendo el Ayuntamiento en 1989, iniciándose entonces unas importantes y arduas labores de reconstrucción de la misma, ya que que permaneció abandonada bastantes años. El patio de columnas clásicas, los tonos salmón del suelo y del edificio, las formas geométricas ornamentales, nos zambullen en el modernismo, del que no pudimos escapar durante nuestro recorrido por Novelda. No podía faltar en ella la capilla, como correspondía a una persona tan devota como doña Antonia. Nos contaron los trabajos de reconstrucción de esta casa que adquirió doña Antonia Navarro en 1899.

Armando Esteve, Francisco Sepulcre y Marga de la Vega. Foto: Mario Ayús

Nuestra segunda parada fue el Casino de Novelda. Allí, Pepe nos explicó que pese a que el Casino sea una sociedad privada, sus instalaciones se usan para toda clase de actividades culturales, e incluso para cumpleaños de niños, pues se han tenido que adaptar a los nuevos tiempos. Simplemente el templete modernista de los jardines tiene más de cien años. El artesonado de los techos nos llaman poderosamente la atención pues parecen hechos en madera mientras que el material utilizado es escayola. Los salones, con sus lámparas y tapices son una maravilla. El año pasado celebraron los 125 años del Casino. Nos dimos cuenta de que es un Casino “vivo”, que actualmente tiene 1068 socios. No es el esplendor de los 2600 socios que llegó a tener en los años 90 pero una cifra que considero más que satisfactoria en estos tiempos. Salimos de allí con un buen sabor de boca para tomar un almuerzo en el Restaurante Cucuch. Se nota la tradición en su gastronomía, y así nos lo hicieron saber en el ágape que degustamos, a base de cocas y hojaldres rellenos de pisto casero.

Nos dirigimos a la Casa-Museo Modernista, en la misma calle (Mayor) que el Centro Cultural Gómez-Tortosa, pero en el número  24. Merche nos muestra con gran entusiasmo la casa de Antonia Navarro Mira, la “Pichocha”. Se construye la casa entre 1900 y 1903. Novelda ya es una ciudad próspera en expansión: la explotación del suelo, el comercio de las especias y el azafrán , y la creciente industria del mármol son las bases de la economía. Esta señora tuvo un carácter especial, fuerte, pues tuvo que gestionar el legado de su padre, y más tarde el que le dejó su marido. Una mujer en tiempos de hombres que queda viuda a los 46 años tiene que forjarse ese carácter huraño para hacerse valer … Y desde luego que en Novelda , como hemos dicho anteriormente, fue una figura clave: donó los terrenos para la construcción del Santuario la Magdalena, puso dinero para la construcción de la Iglesia de la Romana, aparte de la gran obra social que realizó en el municipio.

Como curiosidad, nos cuenta Merche que el arquitecto de la casa es Pedro Cerdá Martínez, arquitecto que posee  numerosas construcciones en la provincia de Murcia: mercados, hospitales… Pero como viviendas unifamiliares solo constan dos más: una en las Torres de Cotillas y la Casa del Reloj en San Pedro del Pinatar.

Antonia realiza viajes por Centroeuropa, y conocedora del estilo modernista – Art Nouveau en Francia o el Jugendstil en Alemania y Holanda- decide dotar a la casa de ese estilo arquitectónico. La historia de esta vivienda es complicada. Estuvo cerrada durante años tras la muerte de doña Antonia, luego fue ocupada durante la guerra civil, al terminar la guerra vuelve a cerrarse, y años más tarde se abre como colegio de niñas regentado por monjas. La extinta CAM – Caja de Ahorros del Mediterráneo- compra la casa y se acomete una importante obra de rehabilitación, respetando siempre la vivienda original. Resulta indescriptible hablar de la Casa. En la planta de abajo vemos el dormitorio de doña Antonia y las dependencias, llenas de detalles que han ido adquiriendo para dotarla y completarla. Está llena de detalles, recovecos, y obras de arte, como los pósteres originales que decoran las paredes, todos de la época o el juego de cama de Luisa, hija de la “Pichocha”;  los pavimentos hidráulicos hechos por arquitectos de la época son deslumbrantes. Realmente el nombre de Casa-Museo está muy bien empleado. Los detalles y el buen gusto colman este Monumento, al que regresaré en otro momento para seguir sacándole el jugo. Además, nos ha quedado ver el legado de Jorge Juan. Pero era tarde y teníamos que conocer un pilar fundamental de Novelda, el mármol.

Llegamos a Marblespain. Allí nos acoge David Beltrá y en un primer lugar nos habla del pasado de la industria del mármol y cómo se realizaba la extracción. Hay unos paneles expositivos que conforman un pequeño homenaje a los comienzos de la industria del mármol, un oficio duro que se realizaba en condiciones límite. La industria del mármol nace pegada a la Estación de Tren, pues las canteras se encuentran a escasos tres kilómetros de la Estación. Dos estudiantes de prácticas de Turismo nos acompañan también durante el recorrido y Elia Seguís nos habla de la colección de folletos y guías turísticas de David Beltrá sobre la provincia de Alicante. De hecho, la exposición “Made in Spain” que acogió la Lonja del Pescado de Alicante el año pasado fue organizada en una gran parte con su fondo coleccionista.

Nos cuentan que piensan abrir en breve  un museo que tratará los tres pilares básicos de Novelda y que tendrá por nombre  “MUCOI”.  Esos tres pilares son la uva, el mármol, y el comercio de especias y azafrán.
Volveremos también para cuando dicho museo esté inaugurado.

Y nos queda conocer el vino de la zona. Por ello nos llevan a la Casa “Heretat de Cesilia”, muy cerca de Marblespain. La guía nos explica las variedades de uva que trabajan; la especialidad “Aledo” típica de la zona, se utiliza como uva de mesa. Y luego cultivan otros tipos de uva para vino: Malvasía, Chardonnay, Albariño, Macabeo,  Petit Verdot, Monastrell ( la nuestra  de Alicante)… En suma, ochenta hectáreas de tierras de cultivo.

Foto: Cristina Arroyo

En 1982 compra la Finca “Heretat de Cesilia” Joaquín Arias . Aparte de la Bodega se utiliza como restaurante (abre todos los días de la semana), se visita un pequeño museo etnológico, se celebran bodas, comuniones, etc. y poco a poco han ido ampliando las actividades que se pueden realizar allí; de hecho acaban de incorporar  dos tirolinas para deleite de los más pequeños cuando tengan lugar las comuniones. La Finca en sí resulta muy agradable por la visión de todos los viñedos con el Santuario de la Magdalena al fondo, y lo cuidadísimo que tienen el entorno.

Nos dieron a probar tres vinos, de los cuales tuve que adquirir uno. Les dejo con la intriga. Es un lujo poder comprar en una bodega con D.O. Alicante.

Les aconsejo que vayan a Novelda. Yo he estado muchas veces pero en esta última ocasión me aportó muchos más conocimientos de los que tenía. Y espero volver, y seguir contando más cosas.

Gracias, Ruta del Vino de Alicante, gracias Consistorio de Novelda.

Fdo. Cristina Arroyo

 

Por Cristina Arroyo

Escritora. Autora de artículos turísticos. Autora de los libros "Los Vértices del Cariño", "Historias de un bar con música a menos tres escalones", y "La Senda del Camaleón". Editora de la novela histórica "Al-Azraq, el árabe". Presidenta de AAPET

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.