Turismo Sostenible según la O.M.T.:

“El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

Érase una vez un pueblo con tamaño y economía de ciudad, una admirable y muy rentable fábrica de vacaciones, que no tenía ningún lugar donde el ciudadano local pudiera disfrutar de una programación cultural como lo habían requerido anteriormente millones de veces. Siempre ocurría como con Pedro y el Lobo “que viene el Lobo, que viene” (sustituir el tosco animal por un Centro Cultural) decían los gestores de la ciudad, muchas promesas de construir un Centro Cultural y éste nunca llegaba.

Allá por 1996, sucedió una vez que una persona que por allí estaba, se comprometió a buscar gente que se entusiasmara con la idea de hacer ese tan deseado Centro Cultural. Hablando, hablando, consiguió que se unieran a la causa el portavoz del colectivo de los arquitectos en ese pueblo y entre los dos convencieron al entonces jefe de todos los arquitectos de la zona. Ellos se sentían muy felices, y los tres se pusieron manos a la obra para organizar un buen y sonado concurso al que se presentarían notables profesionales, y que contaría con un excelente jurado. Ah! Lamentablemente el celebrado proyecto resultó tan sabroso y apetitoso que fue engullido por la administración pública que no había podido resistir la tentación…….y hasta allí llegaron los tres, pero…. Colorín Colorado este cuento todavía No ha acabado!!!

Efectivamente, el tan deseado proyecto quedó sepultado en la tumba de los ‘proyectosporgrandesimposiblesderealizar’. Bien es sabido que pocas administraciones públicas tienen imaginación o gestionan correctamente sus activos para conseguir buenos dividendos, y de este modo llevar adelante los tan ansiados proyectos.

Al mismo tiempo el ‘desgraciado’ Centro Cultural estaba gravemente herido y no dejaba de pensar en el día de su inauguración, se sabía objeto del ‘quítate tú de la foto que me pongo yo’. Luchas internas desgarradoras ocurrían en diferentes grupos, y también entre ellos, y mientras tanto silenciosamente y con muchos avisos les llegó la crisis con la consabida ausencia de fondos públicos. Así pues no se podía edificar el monstruo de cemento diseñado por un reconocido y excelente arquitecto, pero a la sazón presumiblemente megalómano como muchos otros.

Grua4Y pasaron los años, y el desdichado Centro Cultural escuchaba débiles protestas de los ciudadanos que recibían diferentes mensajes ¡no hay dinero! ¡imposible gestionarlo! ¡demasiado grande! ‘que lo vendan a unos grandes almacenes’! ¡que se convierta en palacio de congresos!. Todos los mensajes eran desoladores y a los locales les hacían dudar de sí realmente era necesario gastar los dineros en un lugar así que ‘alimentara’ el alma de los que allí vivían.

En esta tesitura se quería dar un ‘coup de force’ para desatascar el Centro Cultural, y se contactó con varias empresas, unas tenían experiencia en centros comerciales, otras en palacios de congresos, hostelería, incluso algunas que sabían de juegos de azar. En fin, el pobre Centro Cultural estaba en los huesos y amedrantado pensando que iba a ser de él oues escuchó que ¡querían privatizarlo!. “Muchos puestos de trabajo” se justificaban los desatascadores, “los mismos que si se gestionara profesionalmente por la administración pública” replicaban enojados los partidarios de lo público. Lo que sí parece cierto es que se cumplirá el final del cuento de Pedro y el Lobo, porque si nadie lo remedia al final sí que llegará el Lobo y acabará con todos los sueños de los lugareños!! Y ahora sí, Colorín Colorado….este Cuento casi se ha acabado!!

 

Terminemos como empezamos:

Los principios del Turismo Sostenible:

1) Dar un uso óptimo a los recursos medioambientales,

2) Respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades anfitrionas,

3) Asegurar unas actividades económicas viables a largo plazo, que reporten a todos los agentes, unos beneficios socio-económicos bien distribuidos, entre los que se cuenten oportunidades de empleo estable y de obtención de ingresos y servicios sociales para las comunidades anfitrionas, y que contribuyan a la reducción de la pobreza.

 

 

 

Montserrat Gascó-Alcoberro

Comunicación & Marketing Corporativo

A.A.P.E.T.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.