El miércoles 20 de abril, algunos miembros de la AAPET tuvimos la suerte de conocer más a fondo La Nucía, y tal y como indica su eslogan; “La Nucía. Cuando la conozcas, te sorprenderás”, nos sorprendió.
Para empezar, fuimos recibidos con una gran sonrisa y mucha calidez por Puri López, técnico en turismo y Enric Pastor, del gabinete de prensa del ayuntamiento de la Nucía. Tras la bienvenida, pasamos a disfrutar de un recorrido encantador por las sinuosas calles del centro histórico del municipio.
Partimos de la Plaza Mayor, presidida por la Parroquia de la Purísima Concepción que data del siglo XVIII y su imponente escalinata de piedra de la cantera de la Serreta, con ese tono amarillo que la caracteriza. Puri nos contaba que La Nucía fue un pueblo de picapedreros y canteros que eran contratados en toda España por su profesionalidad y arte puliendo piedra. De ahí que gran parte de los zócalos y fachadas de las casas del casco antiguo contengan esta peculiar piedra.

Continuamos nuestro paseo hasta la Plaza de Sant Antoni, donde se encuentra el antiguo lavadero municipal que data del siglo XIX. Fue el lugar elegido por los primeros pobladores de la zona, gracias a su orografía, abastecimiento de agua y, por tanto, la fertilidad de su suelo. El lavadero es, tal y como lo describe la técnico en turismo del ayuntamiento, un museo etnográfico al aire libre perfectamente conservado. En 1924 fue restaurado su tejado, aportándole así más encanto al recurso.

A continuación disfrutamos de las relajantes vistas que ofrece el mirador panorámico de la Avenida Porvilla. Desde aquí se obtiene una imagen de postal del municipio vecino, Polop de la Marina, y de uno de los picos de la Sierra Aitana, el Ponoig, al que Gabriel Miró denominó “El león dormido” por la forma de su relieve.

El recorrido nos llevó a la Plaça de l’Almàssera, donde pudimos contemplar otro de los museos etnográficos al aire libre de La Nucía. En ella figuran piezas de una antigua almazara de la localidad. Aquí también se encuentra l’Auditori de la Mediterrània, espacio que ofrece una amplia oferta artística y cultural y que se halla en el edificio polivalente del centro cultural que también alberga la biblioteca municipal, escuelas de música y danza, talleres de pintura, sala de exposiciones, cafetería, etc.

El último edificio que visitamos fue la SEU Universitària, ubicada en el antiguo Colegio Sant Rafael, que fue inaugurado en 1936. De ahí, volvimos a la Plaza Mayor donde la concejala de turismo, Dª. Beatriz Pérez-Hickman Muñoz, hizo entrega y dedicó a la AAPET un ejemplar del libro La Nucía y clausuró la actividad.

Todo aquel que quiera conocer este recomendable enclave de la Marina Baixa y disfrutar de su historia e interesantes recursos puede realizar la visita guiada gratuita de los “Viernes turísticos”, que se puede realizar a las 10h o a las 20h. El recorrido de dos horas de duración, puede llevarse a cabo en varios idiomas. Para inscribirse han de contactar con la oficina de información turística a través del e-mail turismo@lanucia.es o del teléfono  96 610 10 98.

Pronto volveré a este encantador municipio, para descubrir lugares como, por ejemplo, la Font de la Favara, los senderos del Captivador, el museo etnológico José Soler, la ermita de Sant Rafael y el Calvari, así como visitar su popular rastro de los domingos.

Montserrat Jiménez Crespo

20160420_135317

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Contenido Protegido !