Coincido con mis colegas periodistas y escritores de turismo,  que piensan que esa no es la mejor manera de defender el turismo. Son cerca de tres millones de personas las que viven de él; genera, nada más y nada menos que el 13% del producto interior bruto (PIB) y supone, como hemos dicho, el 12% del total del empleo en nuestro país.

Sierra Helada. Foto: Cristina Arroyo

Y se pide la dimisión del ministro de de consumo, Alberto Garzón, al manifestar que el turismo, “ es un sector estacional, precario y de bajo valor añadido”. ¿Que ha ocurrido?, que estas manifestaciones han enfadado y enfurecido al sector. Por un lado, la Mesa del Turismo, que reúne a 50 empresas y profesionales de este sector turístico, ha lamentado que “un ministro de España se pronuncie con tanto desprecio sobre el turismo español”. Juan Molas, presidente de esta mesa ha dicho: “Es inaceptable que una persona que ocupa un cargo de su relevancia, demuestre este desprecio sobre el sector turístico español, puntero a nivel internacional y reconocida referencia del I+D aplicado a su ámbito”.

A la petición de dimisión del ministro Garzón, se han sumado políticos de distinto signo, pidiéndole que rectifique y pida disculpas, por su ataque al turismo, y si no, que presente su dimisión.

Otros colectivos como el golf, también se han puesto en pie de guerra por esas declaraciones, y por las que pronunció el representante de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián, quién dijo : “20 días alertando de que habría miles de disturbios en Cataluña por la recentralización de competencias y al final han sido 100 pijos del barrio de Salamanca de Madrid, por no poder ir al club de golf». Con estas frases, Rufián ha estereotipado a los manifestantes y lejos de llamar a la calma, ha preferido crispar, quizá sin tener en cuenta que se trata de un deporte que computa 271.470 licencias en este año 2020, y que además, es un sector que ofrece en torno a 30.000 puestos de trabajo en nuestro país, por no hablar del turismo que atrae. Además, los golfistas madrileños, alrededor de 82.000, recuerdan la llamada que no hace mucho, hacía con respecto al turismo para Cataluña. “Qué curioso que hace poco Cataluña pedia SOS a España para que fuéramos de turismo este verano. El golf es un elemento importantísimo en el turismo español, han matizado”. Y es que no es bueno, mezclar “las churras con las merinas”.

Café-Tertulia orgaznizada por AAPET con Meliá Alicante tratando el turismo de Golf

Y a nivel local, otra de las voces que se han alzado la voz, ha sido la vicealcaldesa de Alicante y responsable del área de turismo, Mari Carmen Sánchez, que ha pedido al presidente del gobierno que “desautorice” a su ministro Alberto Garzón por las declaraciones en las que menosprecia al sector turístico, manifestado lo siguiente: “precisamente en unos momentos en que nuestra principal industria está viviendo graves dificultades por el desplome de visitantes a consecuencia del Covid-19″. La titular del Patronato de Turismo, en las declaraciones que ha dado a conocer, manifiesta también: “ Pedro Sánchez debería prescindir en su gobierno de un representante que ha demostrado tanta falta de sensibilidad y comprensión con un sector que genera millones de ingresos a nuestro país y del que viven cientos de miles de familias”. La vicealcaldesa, no ha querido dejar pasar la ocasión para apuntar:  “Desde el Ayuntamiento de Alicante, y más concretamente desde el Patronato de Turismo que yo dirijo, quiero expresar mi total solidaridad con los empresarios y trabajadores del sector turístico y garantizarles que en Alicante van a encontrar la comprensión y el apoyo que parece no están dispuestos a darle, de forma totalmente inconsciente y suicida, algunos integrantes del gobierno central”.

Dicen que con un botón de muestra basta, pero aquí hubo más de uno, y otros que dejo en el tintero para no hacerme pesado. ¡¡Ah, creo que esto es información,  no (des)información!!.

Y para concluir, nuestro ministro de transporte, el valenciano Sr. Ábalos, echó más leña al fuego, menos mal que a las pocas horas y ante la presión institucional y empresarial rectificó. Ya que siendo el aeropuerto de Alicante-Elche, el cuarto de España, según todas las estadísticas, dejó fuera a la terminal alicantina de recibir aviones procedentes del extranjero hasta el 15 de junio. Menos mal, debió recordar lo del refrán “rectificar es de sabios”.

© del artículo: Rafa Rodríguez de Gea