La ponencia que ofreció ayer tarde Pablo Rosser en el aula de conferencias del Claustro resultó de lo más interesante, para un auditorio compuesto sobre todo por alumnos del ciclo formativo de grado superior de Agencias de Viajes y Gestión de Eventos, de miembros de AAPET, asociación que convocó y organizó el acto, de profesionales de turismo y de ciudadanos que buscaban conocer con más profundidad curiosidades y particularidades de Alicante.

Pablo Rosser estuvo desgranando durante una hora y media los orígenes de Alicante y cuáles eran nuestras señas de identidad: desde el Tossal de les Basses, de época íbero-romana,  y todo lo que rodeó la finalización de la cultura existente en aquella época, pasando por la explosión de la mina en 1706,la Guerra de la Independencia o  la finalización de la Guerra Civil, que se produjo en Alicante. El profesor y doctor en patrimonio histórico y arqueológico consiguió mantener la expectación del auditorio y establecer un debate con los asistentes al finalizar, donde se puso de manifiesto que Alicante tiene patrimonio, oferta cultural y monumental, y por supuesto señas de identidad, y que lo único que nos falta es creérnoslo, y sobre todo conseguir crear “amor a nuestro patrimonio” para protegerlo. Alicante es la ciudad de Europa con más refugios antiaéreos, pues cuenta con la friolera de 92, dato que era desconocido para la mayoría de los asistentes, como muchos otros que proporcionó el Jefe del Departamento de Memoria Histórica y Democrática.