Aunque el Ayuntamiento de Alicante haya cancelado la cabalgata de Reyes, así como la fiesta de Fin de Año, sí va a mantener el Belén Gigante, que se instalará en la Plaza del Ayuntamiento. Además, está estudiando opciones para que los niños puedan entregar sus cartas a los mensajeros reales y poner una plataforma digital para ver a sus majestades. El alcalde Luis Barcala, por otro lado, ha agradecido a los foguerers el que hayan mantenido viva la llama de las hogueras, manifestación que realizó tras concluir el ciclo de presentaciones en la plaza del consistorio alicantino. Y es que desde que la situación sanitaria permitió reanudar las proclamaciones de las belleas de los 52 distritos que restaban cuando en marzo se decretó el Estado de Alarma, veintiséis de las presentaciones aplazadas se han celebrado en este emblemático lugar. También el concejal de fiestas, Manuel Jiménez, ha enfatizado sobre la tarea desarrollada por la Federación de Hogueras, que preside Toñi Martín-Zarco.

Como hemos adelantado, el Ayuntamiento de Alicante ha sido uno de los primeros de España en suspender la Cabalgata de Reyes del próximo día 5 de Enero de 2021, debido a la pandemia del coronavirus, al igual que ha cancelado la fiesta de Fin de Año. Pero sí continúa adelante con la apuesta del Belén Gigante, al tratarse de una atracción sin fecha ni hora concreta, lo que se espera que no genere grandes concentraciones de visitantes. Lo que se pretende además, es que las tres imágenes, con un San José que superará los 18 metros de altura, se instalen desde el día 1 de diciembre hasta el 6 de enero, todo ello, por supuesto, condicionado por la evolución epidemiológica. El belén, que está construyendo el artista alicantino, José Manuel García Esquiva, conocido por el sobrenombre de “Pachi”, tiene un coste de 123.000 euros y se pretende que entre en el Guinness de los Récords. Pese a la suspensión  de los actos multitudinarios, el concejal de Fiestas ha afirmado que “ Alicante tendrá una buena Navidad. Estamos ultimando un amplio programa de actividades en distintos puntos de la ciudad que compaginen las necesarias medidas higiénicas, sanitarias y de distanciamiento, a las que estamos obligados, con la posibilidad de que los alicantinos puedan disfrutar de estas fiestas tan entrañables y tradicionales”.

Volviendo al Belén Monumental, el mismo, se basa en el modernismo alicantino de principios del siglo XX y toma como referente a los escultores Vicente y Daniel Bañuls y sobre las figuras que componen este Belén, hay que decir que la imagen de San José, la de mayor altura con sus  17 metros, se apoya sobre un cayado, que llega hasta los 18 metros. Está situado a la izquierda del Niño Jesús. Su semblante sobrio, según se explica en la memoria, comparte con María una ternura en los gestos.

La Virgen María está situada de rodillas, a la derecha del Niño. Su pose es de contemplación y adoración, con la cabeza ligeramente inclinada hacia él. El manto que lleva puesto sobre la cabeza, conlleva un gesto universal de modestia. Con esta figura, el artista busca la expresión de la ternura y el reconocimiento hacia el Niño Dios. Su altura es de 10,46 metros.

El Niño Dios, aparece recostado en un pesebre en el centro de la escena. Se le puede ver arropado para el frío, pero siempre con sencillez, gesto alegre y afable para recibir a todos los que se acercan a él. El artista, “Pachi” ha querido representar la expresión jovial y cercana de los niños. Tiene una altura de 3,25 metros, similar a la altura de una canasta de baloncesto profesional.

El autor de estas figuras comenta sobre el cromatismo de las mismas, que a la hora de dotar a las imágenes de color, elaboró un pormenorizado estudio. En el caso de San José presenta una paleta de colores terrosos similar a las vestimentas hebreas. Porta, además, un turbante “símbolo de la esperanza” y detalles en dorado “alusivos a la solemnidad e importancia”. El vestido de María ofrece una gama de colores trabajada en azules, símbolo de la pureza. Estos se combinan con ropajes en blanco. También cuenta con detalles dorados. Los colores blancos predominan en el Niño Jesús, ejemplo de pureza y júbilo, de acuerdo al criterio del artista. Se complementan con colores tierra y ocres para el pesebre. En cuanto a la estructura interna, se realiza en tubo de hierro de 50mmX50mmX1,5mm. Estará unida, mediante una soldadura a gas, para evitar imperfecciones en las juntas y una mayor duración. Toda ella, ha explicado “Pachi”, estará unida con tornillos autobloqueantes que, una vez apretados, ya no se sueltan. El total de kilos que se utilizará se aproxima al millar. Otro de los aspectos a destacar es el aislamiento. Después de finalizadas las figuras son protegidas mediante una sustancia química ignífuga que las protege de las inclemencias del tiempo, golpes y vandalismo. Por último decir que el 60% de las figuras está hecho con poliestireno expandido autoextinguible, que, por su facilidad para concebir volúmenes y su peso ligero, se utiliza habitualmente en esculturas. Además, puntualiza el autor del Belén Monumental, que en caso de incendio, se apagaría automáticamente.

Rafa Rodríguez