Este verano he decido pasar las vacaciones en la Costa Blanca, al igual que la mayoría de los españoles que hemos decidido realizar viajes por nuestro país, o incluso en nuestra misma provincia.

Nuestro destino ha sido Santa Pola, un bonito pueblo pesquero y turístico donde destacan sus playas y sus espacios naturales, y por supuesto, su rica gastronomía con su espectacular caldero.

Nuestra principal motivación era descansar unos días en la playa y disfrutar de esta ciudad, de sus atardeceres, de lecturas frente al mar… Elegimos la playa de Playa Lisa, y la zona Playa del Tamarit donde se encuentran las montañas de sal que se extraen de sus Salinas. Otras playas que merecen la pena pasear son las de Sta Pola Este y Varadero. Sus playas destacan por su fina arena y aguas cristalinas y templada,  poca profundidad, sin olas, ideal para ir con niños. Se pueden realizar actividades y deportes como windsurf o kitesurf.

Tuvimos la suerte de poder visitar el Castillo Fortaleza de estilo militar renacentista, donde nos encontramos por sorpresa que estaban realizando un Cuenta Cuentos, y allí que entramos con la peque.

El Puerto es considerado uno de los puestos pesqueros más importantes del Mediterráneo. Es un lugar ideal para conocer las raíces de esta población dedicada al mar, a la pesca, a la sal… la imagen más bonita es ver llegar los barcos llegan sobre las 6 de la tarde con pescado fresco, acompañados de  gaviotas revoloteando, se descarga el pescado y  se puede acceder a la lonja del pescado y ver la subasta del “Peix de Sta Pola” y luego poder comprarlo en la “ Peixatería de la Cofradía”. Por la noche es una de las principales zonas  de ocio, repleto de bares y restaurantes donde pasar un buen rato y degustar los pescados y mariscos, sus arroces y por supuesto su caldero.

El Mirador del Faro es un lugar ideal dónde poder disfrutar de bellas vistas del mar, de la isla de Tabarca y  Alicante.

Vistas desde el Faro

No hay que perderse el Parque Natural de las Salinas, con 2470 hectáreas de superficie, se pueden ver gran cantidad de flamencos,  cigüeñelas y otras aves. Si te gustan las aves, llévate unos buenos prismáticos para poder ver mejor las aves, aunque se ven fácilmente, es un lugar ideal para realizar “birdwatching”. El parque cuenta con el Museo de la Sal.

Nuestro alojamiento ha sido el Hotel AJ Gran Alacant, un hotel completamente nuevo, a la entrada de Santa Pola junto al Centro Comercial Gran Alacant.  Su diseño es moderno, destacan sus largos pasillos y su piscina-solarium en la última planta. El buffet del desayuno es muy variado, y abundante. Y el personal del hotel, fue excepcional.

Por Pepi Tomás

Soy Pepi Tomás Serrano, Graduada en Turismo, Community Manager #CMUA. Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Tengo la suerte de poder disfrutar con mi trabajo, me encanta viajar, he adquirido gran experiencia en el mundo del Turismo, especialmente en Agencias de Viajes… y como Docente / Formadora de Turismo y Hostelería. Me gusta mucho esta frase que define muy bien el cambio en la mentalidad de las personas al mezclarnos con otras culturas y que sólo se adquiere en los viajes: “Quien regresa de un viaje nunca es la misma persona que se fue.” Proverbio chino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Contenido Protegido !