Una ocasión más, la Vuelta Ciclista a España ha tenido como protagonista durante dos días la provincia de Alicante. Sin lugar a duda hay que resaltar el esfuerzo que nuevamente se ha llevado a cabo para traer a la Costa Blanca este tipo de eventos, que dinamizan la economía y favorecen el turismo, en este caso particularmente el agradecimiento a la Diputación Provincial. Esta promoción turística no se puede valorar económicamente, ya que su cobertura no es solo para nuestro país, sino que llega prácticamente a todo el mundo. La serpiente multicolor, como también se le denomina, aterrizó por tierras alicantinas, el pasado fin de semana, en concreto, el día 20 de agosto, donde se dio la salida en Gandía y finalizó en el entorno natural del incomparable Balcón de Alicante, en Tibi. Llegó a esta cima por primera vez, desde que la Vuelta recorre las distintas poblaciones y cumbres de nuestra provincia, donde todo hay que decirlo fue un espectáculo único que , en su 76 edición, recorrió más de una veintena de municipios y cerca de 170 kilómetros de la geografía alicantina. Esta era la séptima etapa y antes de llegar a la meta final, recorrió localidades como: L’Orxa, Beniarrés, Gaianes, Alcocer de Planes, Muro, L’Alqueríad’Asnar, Cocentaina, Alcoi, Benilloba, Benasau, Alcoleja, Sella, Relleu, La Torre de les Maçanes y Xixona.

Además, incluyó seis puertos de montaña, cinco de ellos en la provincia – Puerto de Benilloba, Puerto de Tudons, Puerto el Collao, Puerto de Tibi y la Sierra del Maigmó. Para que el pelotón pusiese a prueba su resistencia. Tanto este día, como al siguiente, las cámaras de T.V.E., estuvieron ofreciendo en directo todo lo que acontecía. Una buena determinación, fue el que la Generalitat prohibiese el acceso a la zona para evitar, debido a las altas temperaturas, cualquier riesgo de incendio.

Un día después, es decir el 21 de agosto, de nuevo la provincia volvió a ser protagonista de la serpiente multicolor, ya que la 8ª etapa partió del municipio de Santa Pola, para concluir después de 174 kilómetros, en la Manga del Mar Menor (por desgracia tan de actualidad, por el problema en sus aguas y la cantidad de peces muertos). Una vez dada la salida, los corredores pasaron por La Marina (Elche), Guardamar del Segura, Torrevieja, Orihuela y Pilar de la Horadada. Al contrario que el día anterior, los velocistas se enfrentaron a un trazado prácticamente llano que discurrió paralelo a la Costa Alicantina, con el Mar Mediterráneo como acompañante de excepción.

Como ya quedó apuntado este año, el paso de la Vuelta por nuestra provincia ha tenido más relevancia que nunca porque ha permitido reforzar nuestro destino como uno de los más singulares de España y, al tiempo nos ha dado la oportunidad, casi con toda seguridad, de ayudar a reactivar el sector turístico de la Costa Blanca, en estos momentos tan duros. La difusión mediática de este acontecimiento, uno de los eventos deportivos y promoción turística que mayor repercusión tiene a nivel mundial, ya que se emite como dije, por televisión a más de 190 países.

Y por otro lado, hay que destacar la importancia del impacto económico que tiene, ya que las 3.000 personas que integran la caravana de la Vuelta, entre organizadores, equipos, medios de comunicación, fuerzas de seguridad, etc., pernoctaron al menos durante una noche en hoteles de  la Costa Blanca, con el beneficio que ello conlleva también para restaurantes y comercios. Podríamos decir que la Vuelta no es solo un evento de promoción del deporte, sino que supone una de las herramientas de promoción turística más potentes del mercado, tanto pata mostrar el rico patrimonio que tenemos en nuestra tierra como para impulsar el turismo deportivo, también.

Para los que no lo saben, el ciclismo es un deporte estrechamente relacionado con la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente. De ahí la importancia de que el mayor de los eventos del ciclismo español esté en consonancia con los valores de esta disciplina deportiva. Año tras año, la Vuelta ha ido implementando nuevas acciones ecológicas hasta consolidarse en esta edición como la competición más comprometida con el medio ambiente en la historia de la ronda ciclista española. Esta edición tiene como objetivo generar menos residuos, fomentar más el reciclaje y visibilizar la importancia de construir un futuro sostenible. La Vuelta arrancó el pasado día 14 de agosto y concluirá el próximo día 5 de septiembre, y como ha quedado de manifiesto, será un referente nacional para incentivar el reciclaje, especialmente en los municipios y espacios naturales de las comunidades autónomas por las que transcurrirá la carrera, en Castilla-León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Andalucía, Extremadura, Cantabria, Asturias y Galicia.

EL SELLO “Q” DE CALIDAD TURISTICA LLEGA AL POSTIGUET.     En su momento nos hicimos eco de la buena noticia, pero ya quehemoshablado de ciclismo y turismo, queremos recordar que se llevo a efecto el izado de la Bandera “Q” de calidad turística, que otorga el Instituto de Calidad Turística Española (ICTE), dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en la Playa del Postiguet. Es la primera playa de la capital alicantina con este distintivo, que ya lucía en ocho arenales de la provincia. La “Q” se estrenó en la playa de Levante de Benidorm, en 2007.

Por Rafael Rodriguez DE Gea

Vicepresidente de AAPET. Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Contenido Protegido !