El pasado sábado 10 de febrero, los miembros de AAPET realizamos la segunda jornada de nuestro programa «Anfitriones» 2024, cuyo destino fue Villena. La ciudad de Villena es la capital de la comarca del Alto Vinalopó y se localiza al noroeste de la provincia de Alicante, en un singular cruce de caminos entre las comunidades valenciana, manchega y murciana. Este hecho ha condicionado muchos aspectos de la población local, como el habla, la gastronomía o la economía. La anfitriona de este Press Trip fue nuestra compañera Pepi Tomás, quien nos organizó un interesante y variado programa de visitas.

Cartel anunciador del Press Trip Anfitriones: Villena

Empezamos nuestro recorrido desde la popular Plaza del Rollo, desde donde pudimos contemplar el macro-mural del artista urbano villenense Antonio Marest, una colorida obra plástica portadora de los más actuales elementos del StreetArt y con de una superficie de 500 metros cuadrados con el que se pretende poner en valor el peso específico de la ciudad en materia histórica, patrimonial y cultural.

Imagen del macro-mural del artista urbano villenense Antonio Marest

Seguidamente, nos dirigimos hacia el casco histórico adentrándonos por la Plaza Mayor (donde se ubica la casa natal del famoso compositor Ruperto Chapí) hacia la cuevas Tuareg situadas en las faldas del Castillo de la Atalaya de Villena, donde nos recibe Kathe Amorós, quien será nuestra excelente guía durante toda la jornada.

Tras una breve introducción de Kathe; entramos en las citadas cuevas donde nos dio la bienvenida institucional Paula García Sánchez, Concejal de Turismo de Villena, y allí pudimos disfrutar de un delicioso y variado desayuno gentileza del Ayuntamiento de Villena, para así coger fuerzas y proseguir con nuestras visitas, para descubrir los encantos de esta histórica ciudad de frontera.

Las Cuevas Tuareg ubicadas en las faldas del Castillo de la Atalaya de Villena, son una parte de las antiguas casas-cueva del monte de San Cristóbal (situadas en el casco antiguo y pegadas al barrio del Rabal), fueron recuperadas por los componentes de la asociación festero-cultural de la Escuadra especial Tuareg (perteneciente a la comparsa del Bando Marroquí), convirtiéndose en la primera cueva visitable de la localidad, y está decorada con elementos del mundo árabe e incluso con elementos cotidianos de la década de los 50 del siglo pasado.

De hecho, era muy habitual en Villena durante los siglos XIX y XX, la construcción de casas-cueva en la parte alta del centro histórico. Estas eran levantadas por ciudadanos humildes, adosando las viviendas a la propia roca de la Sierra de la Villa y excavando la piedra calcárea de la misma para dar forma a estancias que se usaban para fines diversos: habitaciones, despensas, etc.

Se pueden visitar distintas dependencias, todas ellas decoradas con elementos del mundo árabe, como antiguos telares, escudos, fotografías, inscripciones, cuadros, utensilios… con el fin de trasladar al visitante a otra época, y desconectar del mundo exterior, en un espacio sin ruidos, donde la protagonista es la roca de la montaña que sustenta al castillo de Villena. Cabe destacar, que la temperatura en el interior, es muy agradable y se mantiene estable a lo largo de todo el año, alrededor de 15-21 grados, muy cerca de las condiciones de confort térmico, a causa de la inercia térmica.

En el interior de estas casa-cueva se encuentra un pergamino que documenta la existencia de cuevas habitadas en la ladera del castillo de la Atalaya desde los Reyes Católicos que permitieron su ocupación en este lugar por ciento cincuenta familias, una historia documentada en los archivos de Orihuela, Toledo, Córdoba y Villena.

Reproducción pergamino que documenta la existencia de casas-cueva ocupadas por 150 familias musulmanes ya en el s.XV

Tras visitar el sorprendente conjunto de casas-cueva Tuareg, nos dirigimos hacia el emblemático e imponente Castillo de la Atalaya, también conocido como “de los Pacheco”.

Esta espectacular fortaleza fue construida por los almohades a finales del s. XII, como refugio para población musulmana de Villena. De esta época data la muralla interior y los dos primeros pisos de la torre del homenaje con sus imponentes bóvedas, únicas en los castillos de España junto con la cercana fortaleza de Biar. Este imponente bastión de gran valor patrimonial, domina la antigua línea fronteriza entre Castilla y Aragón, y nos ofrecernos unas increíbles vistas panorámicas de todo el territorio a su alrededor.  Está declarado como Bien de Interés Cultural y también Monumento Histórico-Artístico (desde 1931). 

El Rey Jaime I conquistó el castillo en 1240 y, tras la firma del tratado de Almizra (en 1244), el Señorío de Villena pasa a los dominios de la familia Manuel, primeros señores feudales. En el siglo XIV fue Príncipe de Villena el famoso escritor Don Juan Manuel, autor de «El Conde Lucanor«. Además, en el castillo residió su segunda esposa, la Infanta Doña Constanza de Aragón, lo que obligó a efectuar las primeras reformas. En el siglo XV, el castillo fue gobernado por la poderosa familia Pacheco, Marqueses de Villena, que incorporaron dos nuevos pisos a la torre y levantaron la segunda muralla. En 1476, los Reyes Católicos arrebataron el castillo a los Pacheco tras un duro asedio, del que quedan numerosos proyectiles en el patio de armas.

Dos interesantes audiovisuales se proyectan en distintas estancias del castillo, para poner en contexto histórico e ilustrar al visitante complementando la visita, que recomendamos realizar siempre con guías oficiales. Asimismo, en la última planta de la torre del castillo, destaca la exposición dedicada al príncipe Don Juan Manuel, importante noble guerrero e intelectual del siglo XIV muy vinculado a la historia de la ciudad, y uno de los personajes más influyentes de la literatura medieval española.

Por último, cabe mencionar que durante los siguientes siglos, esta impresionante fortaleza fue protagonista en las guerras de las Germanías, la de Sucesión o la de Independencia, como muestran los múltiples impactos de artillería existentes y los interesantes grafitis de la torre, realizados por presos.

A continuación, tras conocer esta impresionante y estra fortaleza, nos dirigimos hacia la Plaza de Santiago, uno de los espacios urbanos más relevantes y representativos del casco histórico de Villena y que es el centro neurálgico de la ciudad. En ella se puede encontrar una riqueza patrimonial enorme, pues se concentran numerosos edificios significativos (la Casa de la Cultura, el Ayuntamiento, el Palacio Municipal, el Museo Festero, la Tourist Info y la Iglesia de Santiago). Asimismo, se puede contemplar la evolución de la arquitectura desde el siglo XVI hasta nuestros días, pues encontramos diferentes estilos: desde el gótico de la Iglesia de Santiago, hasta la arquitectura postmoderna de la Casa de Cultura, pasando por el renacimiento del Palacio Municipal y el decimonónico del Museo del Festero.

Originariamente esta emblemática plaza constituye el centro de la antigua población cristiana, por oposición al antiguo arrabal árabe que se concentró en la mezquita ubicada en el lugar que actualmente ocupa la Iglesia de Santa María.

Seguidamente, visitamos la Iglesia Arcedianal de Santiago. Este enorme templo arciprestal fue edificado entre los siglos XIV y XVI es uno de los ejemplos gótico-renacentistas más importantes de la Comunidad Valenciana. Está fuertemente influenciado por el gótico catalán, adquiriendo en esta iglesia un carácter más monumental. En su interior, compuesto de tres naves y girola, destacan las doce imponentes columnas helicoidales, que constituyen uno de los escasos ejemplos en España dentro de iglesias. A finales del siglo XV, la familia Medina promueve la construcción del templo (y deja constancia de ello en sus múltiples escudos nobiliarios que podemos observar esculpidos por toda la iglesia), que abarca todo el siglo XVI, asimilando el estilo renacentista para elementos como la puerta de acceso a la sacristía y el aula capitular.

También destaca la pila bautismal ubicada a los pies del altar realizada por Jacobo Florentino en piedra caliza, y los restos de la reja labrada datada de 1563. Esta iglesia parroquial de Santiago fue declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1931 y es Bien de Interés Cultural. En conjunto da la sensación de que estamos más en un palacio-fortificado que en una iglesia. 

Después de visitar la iglesia de Santiago; en la plaza del mismo nombre, visitamos el Museo Festero, que se encuentra en la Casa Palacio de la Familia Selva-Mergelina (siglo XIX), y es la sede de la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos de Villena. Este edificio alberga en sus distintas salas una amplia colección de objetos relacionados con las tradicionales Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

En él se muestran trajes, fotografías festeras, armas, estandartes, banderas carteles y programas publicados de las distintos años festeros. Y también partituras originales de música festera. Además, se expone una muestra de todos los trajes de las catorce comparsas que participan en las Fiestas de Moros y Cristianos, así como trajes antiguos de las mismas y de antiguas comparsas ya desaparecidas.

Tras conocer el museo festero, nos dirigimos hacia el MUVI-«Museo de Villena» (situado en la C/ Madrid, 1, en el centenario edificio de la antigua «Electro Harinera Villenense»), donde actualmente se puede contemplar réplicas del preciado «Tesoro de Villena», que pudimos ver en una de sus salas abiertas al público (ya que en este museo, no están aún finalizadas la apertura de las distintas salas, que se están preparando y acondicionando para su consolidación para próximas visitas).

El Tesoro de villena fue descubierto el 1 de diciembre de 1963 por el arqueólogo y humanista D. José María Soler; y es un espectacular y bello conjunto de 66 piezas de diversos metales formado por cuencos, brazaletes, botellas y diversas piezas de adorno de oro, tres botellas de plata, un brazalete de hierro, un remate de hierro con adornos de oro y un botón de ámbar y oro. En total, un hallazgo único, de casi 10 kilos de oro, que fue escondido hace 3.000 años y que se considera el tesoro prehistórico más importante de Europa.

Cabe destacar que, la inauguración del nuevo Museo de Villena (MUVI) será el 17 de mayo de 2024 (tal y como se anunció en «Fitur» en IFEMA Madrid), y el MUVI nace de la fusión de los dos antiguos museos, el Museo Arqueológico José María Soler y el Museo Etnográfico Jerónimo Ferriz, y contará con 4 salas de exposición con más de 2000 m2. Una vez inaugurado, se podrá visitar expuesto, en la Sala del Tesoro, las piezas originales del «Tesoro Villena», el ajuar de la Edad de Bronce más importante de Europa. Y además contará con la exposición de cuatro destacables obras cedidas por el Museo del Prado de Madrid, tres de ellas del pintor villenense García Hidalgo.

Finalizamos la visita frente a la fachada del bello Teatro Chapí, donde nos despedimos de nuestra excepcional guía Kathe, que nos hizo disfrutar de un estupendo y completo programa de visitas en Villena, organizado por nuestra compañera y anfitriona Pepi Tomás Serrano.

Como colofón final de este Press Trip del programa «Anfitriones» AAPET 2024, pudimos disfrutar de la comida en el restaurante Di Trevi; donde pudimos deleitarnos con una degustación de diferentes variedades de AOVE de la Bodega-Almazara «Las Virtudes» de Villena (de las variedades de aceitunas: Picual, Arbequina, Changlot Real y Multivarietal) , y de platos típicos villeneros (arroz de pata y callos, triguico villenero, pelotas de relleno y gazpachos), que hicieron las delicias de nuestros paladares.

Desde estas líneas os invitamos a descubrir la ciudad de Villena, «fortaleza mediterránea», que seguro os sorprenderá… https://turismovillena.com/

Por Víctor Berenguer

La responsabilidad de los artículos escritos para AAPET es de los propios autores y autoras. AAPET no se responsabiliza del contenido, fotografías, enlaces, que figuren en los mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.