Invitado por   la Asociación Ruta del Vino de Alicante y el Ayuntamiento de Monóvar, he asistido al acto “ESPECIAL AÑO AZORIN”, en Monóvar, el 25 de mayo de 2017. Un encuentro en unos ambientes entrañables con nutrida concurrencia de paisanos monoveros y foráneos en la CASA MUSEO DE AZORIN, residencia de la familia Martínez Ruiz en Monóvar desde 1876.

Después de un primer repaso por la vida y obra del insigne escritor alicantino por las vitrinas y paredes,  repletas de referencias e historias personales,  dieron paso a las charlas de presentación  acompañadas de un interesante maridaje cultural – literario – gastronómico de vino y tapas, en una escena de esmerada y amena organización.

Siendo Monóvar un enclave de la ruta del vino de Alicante,  no podía faltar el vino, máxime cuando la organización Ruta del Vino de Alicante es protagonista del evento. En el ambiente se percibe el nivel de investigación e inquietud por la mejora enológica y comercial.

No fue una cata cualquiera sino de una edición especial, embotellada y limitada del vino AZORIN, 1967- 2017 con ocasión del 50 aniversario del fallecimiento del escritor, obra de la cooperativa del Mañan.

Un vino monastrell con la justa porción de merlot para mejorar su longevidad y suavizar el paladar, y el toque personal del enólogo para que resultara extraordinario al gusto. Vaya para él mi felicitación y para la Cooperativa Santa Catalina de Mañan, en la carretera de Monóvar Pinoso km. 10,5. Una cooperativa con más de 1.400 Has. que con su esfuerzo supo alegrarnos el  ánimo y facilitar la armonía con otras expresiones culturales del evento, regalándonos un buen encuentro que nos permitió desconectar del ajetreado ritmo del día.

Entre los productos de la cooperativa del Mañan se encuentra el Fondillón, del que soy un enamorado y crítico consumidor. Espero que  algún día este buque insignia de los vinos de Alicante deje de ser una “rara avis” en su tierra, para convertirse en un producto de consumo exclusivo de oferta masiva con un 100% producto de la tierra. Pero ¡cuidado! con un riguroso control de la calidad, pues sintiéndolo mucho, alguna de las catas del winecanting no dio la talla.

Que cunda el ejemplo de la bodega Santa Catalina del Mañan, por hacer “patria grande de la chica” como se merece su paisano AZORIN.

Felicito al Ayuntamiento de Monóvar por la Casa Museo AZORIN, una instalación que alberga en su seno la exposición de objetos y enseres de su autor, así como la biblioteca del escritor, formada por un fondo bibliográfico de 14.000 volúmenes, algunos de ellos del siglo XVI, y la correspondencia del mismo que se ha convertido en imprescindible para todos aquellos que estudian la obra de Azorín y para los interesados en la lectura o consulta de los periódicos microfilmados.

Por otro lado esta visita a Monóvar  me ha refrescado la memoria con el recuerdo de un familiar lejano: Antonio Poveda. Le recuerdo como pintor y conservo un óleo en el salón de mi casa que junto a las obras de otros artistas familiares,  Jesús Uclés, Julia Lara y Aitana Uclés voy creando una pequeña galería. En el óleo de Poveda, entre la panorámica de los tejados de Monóvar  emerge la Torre del Reloj del 1743 , con sus cuerpos inferiores ligeramente inclinados, que enseguida reconocí al fondo de la calle estrecha desde la plaza del Ayuntamiento, en mi paseo por la ciudad.

 

Damián Uclés Fernández.- Escritor. AAPET. Alicante

 

Por Damián Uclés Fernández

Jubilado, escritor y viajero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Contenido Protegido !