Necesitamos 47 segundos para llegar al cielo, no el de las estrellas que todas las noches se encienden sobre  Benidorm, sino al cielo del Intempo, al tejado que protege las dos torres doradas que conforman desde hace dos años el «Skyline» de la ciudad.

No es el edificio más alto del mundo; ese se encuentra en Dubái y es más de cuatro veces más alto que Intempo, tampoco es el más alto de Europa; incluso la Torre Eiffel mide cien metros más, pero estamos probablemente en el único edificio del mundo en el que puedes vivir dentro de un diamante.    

Intempo

        Su historia se remonta a 2006 y la construcción comenzó en el 2007 cuando España estaba inmersa en una profunda burbuja inmobiliaria que finalmente estalló en una gran crisis económica.   Con el paso de los años, sin embargo,  el proyecto fue avanzando, dio marcha atrás, para luego volver a avanzar, tuvo altibajos y se vio envuelto en escándalos financieros e incluso bulos que aseguraban que a pesar de la altura y el número de pisos, 47 en total, a los responsables del diseño y construcción se les había olvidado incluir un hueco para los ascensores. Un bulo como tantos otros que circulan por la red de redes con la única intención de dañar o ridiculizar. No son uno o dos ascensores, el edificio tiene en total once que suben a una velocidad de vértigo; un segundo por planta.         

Entrada principal en vertical
El Diamante

El edificio destaca por su sencillez. Son dos torres rectas, separadas entre si 20 metros y conectadas tanto por los sótanos, tres pisos en total,  como en los últimos nueve pisos unidos con un cono de treinta metros de altura con forma de diamante. 256 viviendas en total además de plazas de garaje y trasteros.            

El Mediterráneo a nuestros pies

Estamos a 500 metros de la Playa de Poniente y tan cerca de las nubes que casi las podemos dejar escapar entre los dedos. Y a nuestros pies el Mediterráneo. Tenemos el cielo y el mar ¿Qué más podemos pedir? Desde esta altura lo vemos todo, la ciudad se rinde ante nosotros y descubrimos  la importancia de la construcción en vertical. Porque si hay algo que caracteriza el plan urbanístico del Benidorm actual son sus edificios que buscan la altura a la vez que la singularidad. Intempo brilla como el oro y se ha convertido en  todo un símbolo con su diamante  incrustado. Desde su gran terraza, desde su cielo, vemos otros edificios que al igual que este rinden tributo al desarrollo. Aquí vivimos en altura buscando las estrellas y tocando las nubes e intentando conseguir la  armonía entre el avance y la sostenibilidad. 

Vista al Puigcampana
Edificios en Altura

Por Elisabeth Norell

La responsabilidad de los artículos escritos para AAPET es de los propios autores y autoras. AAPET no se responsabiliza del contenido, fotografías, enlaces, que figuren en los mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.