¡Benidorm está de Enhorabuena!

Benidorm está de enhorabuena porque un reputado profesional, el sociólogo Mario Gaviria, ha lanzado la propuesta de reclamar la consideración de Patrimonio de la Humanidad para la ciudad de Benidorm. Esta propuesta nos alegra doblemente, por una parte porque la ciudad, Benidorm, se merece recoger reconocimientos tanto por su actividad turística como por su vanguardismo urbanístico y arquitectónico. Y por otra también nos congratulamos que Benidorm sea noticia porque ya son varios los estudios, como el de Gaviria, que coinciden en sus propuestas acerca de reclamar la valoración del Patrimonio de la ciudad.

Muchas veces la investigación académica es una labor dura y solitaria, por lo que comprobar que nuestro trabajo está en consonancia  con lo expuesto por un erudito, en este caso el profesor Gaviria, ya supone una gran recompensa a todo el esfuerzo realizado. Concretamente, me refiero a mi artículo ‘Benidorm y la ‘architecture d’auteur’. Patrimonio de un Pasado Reciente, Legado para un Futuro Próximo’, defendido en el Congreso Territorios del Turismo de la Universidad de Gerona que tuvo lugar el año 2013. Así pues me congratula saber como diría un customizado estribillo ‘¡no estamos solos, sabemos lo que queremos!’,

En mi artículo hablo de que Benidorm en los años sesenta fue un campo de experimentación en el terreno de la arquitectura. Con el nuevo PGOU del 56 muchos arquitectos dieron rienda suelta a su imaginación. Una ciudad nueva y nuevas edificaciones que bien podrían denominarse, libre de cualquier acepción comercial, proyectos de ‘architecture d’auteur’. Efectivamente, excepto la actual Iglesia Parroquial, que se construyó en el XVIII, no existía ningún edificio que cumpliera los requisitos de monumento histórico mencionados por la teórica Francoise Choay

También expresaba en dicho artículo, que actualmente son prácticamente inexistentes los rastros arquitectónicos que evoquen al Benidorm de hace cien años. En cambio, toda la construcción efectuada desde 1960 hasta nuestros días tiene nombre y apellidos. Algunos tales como Martorell-Bohigas-Mackay, Antonio Escario, Juan Antonio García Solera, Ricardo Bofill, Carlos Ferrater i Lambarri, Juan Navarro Baldeweg, Mariano Chicot, Juan Guardiola, José Domínguez, Ricardo Llacer,Tomás González de Vega, Carlos Teba, Pedro Juan Devesa, Mariano Chicot, José Nombela, Paco Sánchis, Rafael Bellod o Ramón Luelmo; así como otros muchos que también participaron en el cambio de la escena urbana de Benidorm. Todos ellos diseñaron un nuevo territorio e hicieron del skyline un símbolo reconocible de la ciudad.

LEVANTE.TORREXO.60.PACO LLINARES

 

 

 

La esperanza de algunas ciudades nuevas, con una evolución similar al de Benidorm de obtener un  reconocimiento por su transgresor desarrollo urbanístico,  pasa por adherirse a los expertos Walton & Wood cuando dicen “British seaside resorts present particularly difficult problems as regards the heritage of the recent past”.

Precisamente en este contexto resulta apropiado recordar el artículo quinto de la Carta del Patrimonio Vernáculo Construido promulgada por ICOMOS cuando dice que el Patrimonio Vernáculo no sólo obedece a los elementos materiales, edificios, estructuras y espacios, sino también al modo en que es usado e interpretado por la comunidad, así como a las tradiciones y expresiones intangibles asociadas al mismo.

Francoise Choay es un referente tan acertado como cuando dice que “la historia de la arquitectura, por su parte, ignora a la ciudad-..-Entre la II Guerra Mundial y la década de los 80, todavía son escasos los historiadores y los historiadores del arte que han trabajado sobre el espacio urbano”. Efectivamente, al menos a este tipo de ciudades nuevas como Benidorm todavía no se les ha asignado un lugar dentro de la historia de la arquitectura, mucho menos la consideración de formar parte de un Patrimonio histórico. No obstante, es evidente que Benidorm comparte con el ‘Patrimonio Vernáculo’ la ‘intangibilidad’, en este caso la ‘intangibilidad’ asociada a su inconfundible modelo de ciudad.

 

LEVANTE BENIDORM.70.PACO LLINARES

  Benidorm es una ciudad ‘usada’ e ‘interpretada’ por sus residentes y visitantes por igual, adquiriendo un ‘atrimonio emocional intangible’ indirectamente relacionado a su arquitectura, una ‘architecture d’auteur’. La visión del mar desde una considerable altura y la ‘agilidad espacial’ que proporciona un entramado urbano como el de Benidorm, produce emociones anti-rutina sensiblemente diferentes a las sentidas viviendo en territorios más tradicionales.

La faz de Benidorm cambió de un pueblo costero a un skyline moderno que horroriza y apasiona por igual, pero todos coinciden en reconocer como símbolos de la ciudad esos cerca de ochenta edificios que superan las 25 plantas, y los 129 establecimientos hoteleros edificados todos ellos ocupando un tercio del término municipal. Benidorm a través de su arquitectura proyecta una visión agresiva, provocadora, dulcificada por la suave orografía de sus playas. En general las playas de Benidorm han sufrido pocas intervenciones y ninguna que haya alterado seriamente su fisonomía. La importancia de estos parques temáticos de arena yace en el subconsciente colectivo alertando del peligro que supondría el expolio de los mismos. Del mismo modo se han cuidado los paseos marítimos, unos espacios que  hasta hace unas décadas tenían la consideración de ‘zonas neutras’ sirviendo de transición entre la escena urbana y el mar. Pero tal y como se explica más adelante, los usos y costumbres cambian y con ello los hábitos de los usuarios de esas explanadas fronterizas con el mar. Cuando la integración del mar con la ciudad depende de la estrategia humana siempre supone un reto.

Actualmente, los paseos marítimos de las ciudades turísticas han pasado a desempeñar un rol muy importante dentro de la oferta turística, tanto en su faceta de ‘territorio’ como en su condición de ‘usabilidad’. El skyline y la isla de Benidorm con el tiempo se han convertido en auténticos ‘pictogramas’ que identifican a la ciudad, no sucediendo así con sus paseos marítimos.

La evolución demográfica de los últimos sesenta años ha supuesto un notable aumento de la esperanza de vida, que unido a las políticas de bienestar social han hecho que destinos turísticos como Benidorm reciban turistas a lo largoTORREXO.LEVANTE.1960.REMODELACION.PACO LLINARES de todo el año. Turistas nacionales e internacionales seniors que cuidan más su salud, y como consecuencia pasear   o caminar han llegado a ser unas actividades que aumentan vertiginosamente en popularidad. La industria            turística se amolda las demandas de los visitantes cuyos nuevos hábitos también influyen en los residentes. Las   infraestructuras de la ciudad turística se adaptan a los nuevos usos que de ella hace el turista, diseñando de este modo nuevos escenarios turísticos, y buena prueba de ello son los paseos marítimos que se convierten en improvisados gimnasios más de quince horas al día.

Algunos paseos como el de la Concha de San Sebastián se erigieron en un auténtico emblema de la ciudad. Tal y como dijo el hijo de  Juan Rafael Alday, arquitecto responsable de la barandilla de La Concha, “mi padre no imaginó que esa barandilla se convertiría en un símbolo”. Los pintores del XIX, P.S. Krøyer y Joaquín Sorolla , recrean  en sus obras las modas y usos de aquella Europa, unas prácticas que han cambiado dramáticamente durante la última mitad del siglo veinte. Efectivamente, si antes el uso de la playa se ceñía a unos baños ocasionales y sentarse vestido con ropa de verano a la orilla del mar hoy en día ya no es así. La utilización de la playa ha cambiado y también las actividades que se llevan cabo en los paseos marítimos. En el caso de Benidorm, desde principios de la década de los noventa los proyectos de los paseos marítimos se encargaron a arquitectos de reconocido prestigio, llamémosles proyectos de ‘architecture d’auteur’, logrando excelentes resultados en algunos casos.

Se puede considerar que Benidorm tiene cuatro tramos de paseo marítimo, así pues de norte a sur encontramos el primero de ellos, el Paseo de la Playa de Levante, luego está Paseo de Colón y  el tramo del Parque de Elche, le sigue  el Paseo marítimo de Poniente, y para terminar Paseo de La Cala y Paseo de Los Tamarindos. Actualmente se está hablando de acometer obras para reformar el Paseo de Levante, y rediseñar el Paseo de la Cala y el Paseo de los Tamarindos. Tengo que decir que nos preocupa bastante, porque Benidorm vive de cara al mar por tres razones: emocionalmente, los turistas y los comercios; y cualquier equivocación podría perjudicar seriamente a la ciudad y sus ciudadanos.

La zona de Poniente durante mucho tiempo no demandó más infraestructuras salvo las necesarias para el verano, pero el nuevo núcleo de residentes pidió una reorganización de la escena urbana semejante a la realizada en la playa de Levante en los noventa. Así pues el paseo marítimo de Poniente sufrió pocas intervenciones hasta los años 80, pero recientemente en el 2009 se inauguró un tramo del nuevo proyecto para el paseo marítimo de esta zona. El proyecto del nuevo Paseo de Poniente se llevó a cabo por un afamado arquitecto, una obra de ‘architecture d’auteur’; se trata de una obra vistosa y colorida que recrea las olas y los cascos de los barcos con una pendiente máxima en algunos tramos lo que parece ser un 8%. Efectivamente, la vista aérea de este paseo es espectacular apreciándose todo el juego de volúmenes y colorido de la obra. Por otro lado, lamentablemente, a pie de calle no se aprecia el diseño en su conjunto, y además existe una cierta dificultad en la visión de la playa y el mar  desde los bancos públicos y terrazas comerciales localizados en los edificios de primera línea de playa, también circulando en  coche.

 

Charles Nodier fue de los primeros en intuir un nuevos status para las antigüedades, la consagración del monumento histórico culminó en 1964, el año de la redacción de la Carta de Venecia, habiendo ya pasado la 1ª y la 2ª Revolución Industrial. Según Jeremy Rifkin, estamos inmersos en la 3ª Revolución Industrial, que tiene que ver mucho con la sostenibilidad, y vislumbrando la cuarta. Rifkin añade que ‘España tendría más empleo por los edificios”. En esta tesitura parece ser que territorios urbanos semejantes a Benidorm tienen mucho que decir al respecto, así se desprende del dossier elaborado por The Future Laboratory donde se pone en evidencia que experts believe Benidorm and resorts like it could provide the template for sustainable tourism in the futur”.

Urbanismo in-sostenible y poco estético son los adjetivos que durante mucho tiempo han sido aplicados a estos territorios turísticos desarrollados en la última mitad del siglo XX, y Benidorm ha tenido que sufrirlos.

Riva Berleant dice que ‘la percepción estética es un fenómeno vivo que inunda nuestra vida diaria y pertenece a todas las actividades humanas, no solo se atribuye a los objetos sino que también es parte de nuestra conducta y de nuestra vida social’. Así pues parece que estos dos atributos: sostenibilidad y estética al menos son cuestionables en cuanto son aplicados negativamente al desarrollo urbano de una ciudad nueva como Benidorm.panora.LEVANTE

También me gustaría mencionar aquí a Javier Maderuelo citando a Adolf Loos  cuando éste  dice “la arquitectura ha pasado a ser, gracias a los arquitectos, un arte gráfico”.  Maderuelo añade que Loos “denuncia no solo la incomprensión que provoca el desarraigo cultural del arquitecto respecto al paisaje sino que reconoce al diseño como el mal de la arquitectura”. Quizás suenen a palabras extremas pero que tal vez deberían haber sido recordadas durante los últimos quince años, una época de grandes obras promovidas por la administración pública y no todas ajustadas, ni en concepto ni en dimensión, a las necesidades de la ciudad. La ‘architecture d’auteur’ puede crear magníficos escenarios urbanos, pero también puede crear objetos descontextualizados o desvirtualizar los objetivos originales del proyecto. Benidorm cuenta con notables edificaciones y actuaciones urbanísticas llevadas a cabo con acierto por grandes profesionales, dotando de gran calidad su escena urbana. Por otra parte también tiene algún ejemplo de ‘architecture d’auteur’ donde el diseño prevalece sobre el deseable consenso del proyecto con su entorno físico y social.

Toda obra ‘d’auteur’ deja su impronta, también en la cocina con auténticas obras de arte plástica y sensorial como en el caso de Ferrán Adriá, investido Doctor “Honoris Causa” en Humanidades por la Universidad de Aberdeen en el 2008 . Pero toda obra de ‘auteur’ o hecha reinterpretando al ‘auteur’ también puede ser objeto de polémica. Así lo podemos ver en la reseña que hizo el periodista Antoni Bassas recordando lo que una vez dijo Oriol Bohigas, en  su criticismo positivo hacia las intervenciones que ha sufrido la Sagrada Familia, así pues dijo Bohigas “és tan ampla com Santa Maria del Mar però costa de veure-hi l’altar perquè hi ha cinc columnes…”……..y a nosotros nos cuesta ver el mar, pero aun así Benidorm está de enhorabuena!!

Nota:Fotos cedidas por el archivo de Paco Llinares/fotógrafos: Quico, Simeón, y publicaciónmunicipal(¿?).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Contenido Protegido !